Agua embotellada, el millonario negocio que aprovechó la tragedia en México

Con el paso de los años, el agua embotellada en México se ha consolidado como un negocio altamente rentable gracias a la percepción de los mexicanos de mejor calidad, en especial, tras aprovechar la escasez del líquido y la incertidumbre que surgieron por tragedias como el terremoto de 1985 y una epidemia del cólera en 1991.

Estos sucesos provocaron que la gente comenzara la compra masiva de botellas y garrafones y los convirtiera en productos de primera necesidad, al considerar que eran los más aptos para el consumo humano; pese a su sobreprecio, la gente prefirió el agua embotellada y las empresas comenzaron a “hacer su agosto” con el agua, que es un servicio público garantizado por la Constitución.  

El mito sobre la mala calidad del líquido vital surgió a partir del 19 de septiembre de 1985, tras los daños que el sismo ocasionó en la red de abastecimiento agua potable. Durante semanas, no hubo personal suficiente para reparar las afectaciones y la poca agua que llegaba a los hogares estaba sucia. Aunque después el Sistema de Aguas reparó las tuberías, la falta información y la desesperación desencadenó nuevas dinámicas de consumo de los capitalinos y de millones de mexicanos.

Agua embotellada millonario negocio aprovechó tragedia México

La teoría del agua contaminada se vio reforzada en 1991, cuando varios países de América Latina padecieron una de las peores epidemias de cólera en la historia. En México, esta enfermedad afectó al entonces Distrito Federal y otros 16 estados, y dejó 34 muertos en una población de millones de personas. Además, un mensaje gubernamental reactivó el temor por beber directamente de la llave y puso en auge una nueva y singular práctica: hervir el agua.

Entonces, el agua del grifo nunca más volvió a ser una opción para consumo humano y pasó de ser un asunto de salud pública en uno de los negocios más exitosos del mundo, al explotar el temor por contraer una enfermedad y posicionar la necesidad “agua purificada” en garrafones -que en sus inicios tenían menos impacto en el medio ambiente al ser envases de vidrio-.

1985, agua embotellada, México, millonario, Sismo, terremoto, Tragedia - Conspiracción

Impactante derrama económica

A nivel nacional se gastan 45 mil millones de pesos al año en la compra de botellas y garrafones de agua purificada, “casi el doble del presupuesto de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) para 2019”, según se indicó el Programa de Manejo, Uso y Reúso del Agua (PUMAGUA) de la UNAM.

De acuerdo con Daniel Rocha Guzmán, coordinador de dicho proyecto, tan solo en la Ciudad de México se desembolsan hasta 4 mil millones de pesos al año en este tipo de productos.

“El agua de la Ciudad de México es confiable en sí, hasta la toma, pero hay condiciones que la hacen poco apta para consumo humano, como su almacenamiento en cisternas o tinacos; ahí pierde su calidad, y más cuando permanece estancada tiempo prolongado y no se da mantenimiento y limpieza a estos contenedores”, aclaró el investigador en una conferencia el año pasado. 

1985, agua embotellada, México, millonario, Sismo, terremoto, Tragedia - Conspiracción

Fernando González Villarreal, director del Centro Regional de Seguridad Hídrica, organismo amparado por la Unesco, respaldó  que “el agua de más de la mitad de la ciudad tiene características potables”, ya que sus condiciones químicas y organolépticas permiten su consumo.

De acuerdo con el Big Data, actualmente tres empresas concentran el 82% de este mercado en el país, sin contar el auge que han tenido las pequeñas embotelladoras y purificadoras, señaladas por malos manejos en sus procesos y carencia de permisos o verificaciones que garanticen su calidad.

Te puede interesar:

ic

Compartir

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Noticias relacionadas