Así fue como ‘Napito’ quiso extorsionar a cambio de impunidad

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

El líder de sindicato minero Napoleón Gómez Urrutia puso como condición para levantar las huelgas en las minas de Cananea, Sombrerete y Taxco, que se le retiraran las órdenes de aprehensión en su contra por defraudar a los mineros con 55 millones de dólares así como el pago de una compensación de 100 millones de dólares, alegando ‘daño moral, narró Carlos Pavón, líder del sindicato opositor al también senador de Morena. 

“A Napo no le bastó con robarse 55 millones de dólares, sino que pidió 100 millones de dólares para él. Está loco, dijeron algunos, incluso los que negociábamos por el sindicato no lo podíamos creer, dejaba en claro que los trabajadores eran el vehículo que usaba para extorsionar a la empresa y al Gobierno”, escribió en su columna publicada este lunes.

Incluso, dijo, la dependencia con la que estaba negociando, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), colgó una manta en sus instalaciones que decía “que en esa dependencia no se trataban asuntos penales”.

Y es que en ese entonces, cuando estaban en pláticas con las autoridades así como con las empresas para levantar las huelgas, ‘Napito’ desde su autoexilio en Canadá, tiró la negociación al pedirles que no firmaran.

Estas huelgas, resaltó, estallaron de manera coordinada “ para ahorcar a la empresa y así lucrar y obtener beneficio propio”. 

Asimismo, las empresas que operaban las minas ubicadas en Sonora, Zacatecas y Guerrero, habían aceptado pagar a más de 2 mil compañeros para que recuperaran su empleo. 

Napito Extorsionar Impunidad

“El acuerdo era jugoso, incluía el pago de salarios caídos y el reconocimiento de la huelga, entre otros. Se veía el término de los paros, sin embargo, una vez más Napillo jugó con la necesidad de los obreros”, escribió Pavón.

Sin embargo, el ahora senador por Morena, a unas horas de concretar el fin de las huelgas, fue cuando soltó que no se firmaría hasta que le retiraran las denuncias penales que había en su contra por la malversación de 55 millones de dólares en detrimento de los mineros, pero no sólo eso. 

Además exigió el pago directo de 100 millones de dólares por daño moral.

“A Napo no le bastó con robarse 55 millones de dólares, sino que pidió 100 millones de dólares para él. Está loco, dijeron algunos, incluso los que negociábamos por el sindicato no lo podíamos creer, dejaba en claro que los trabajadores eran el vehículo que usaba para extorsionar a la empresa y al Gobierno”, sostuvo el líder opositor. 

También indicó que las denuncias en contra de Gómez Urrutia así como el interés y voluntad para resolver las huelgas se mantuvieron durante las administraciones de Vicente Fox, Felipe Calderón y Peña Nieto; una prueba de ello es se investigó, giraron órdenes de aprehensión, y los trabajadores fueron recibidos por las autoridades, cosa que no ha pasado con el gobierno de la 4T.

Y así de las supuestas tres huelgas con las que aún lucra ‘Napito’, solo la de Taxco sigue vigente. 

En Cananea, las actividades se reactivaron tras un laudo que ordenó el término de las relaciones laborales y colectivas entre sindicato y empresa, y con lo que los mineros pagaron las consecuencias y fueron liquidados conforme a ley, mientras que en Sombrerete, Zacatecas, los trabajadores abandonaron el sindicato de ‘Napillo’ y se afiliaron a otro para poder regresar a trabajar.

“Cínicamente Napito celebra 14 años de la huelga de Taxco. Pero es preciso decirle que una huelga se festeja cuando se gana y no cuando se pierde todo”, indicó Pavón.

De esta forma, no ha regresado los 55 millones de dólares y sigue diciendo que fue un perseguido político, “cuando todos sabemos que los únicos mártires son los trabajadores que perdieron todo por la avaricia de Napito”. 

Por último, sostuvo que la 4T ha permitido que Gómez Urrutia siga extorsionando y dejando sin empleos a los trabajadores y la mina San Rafael, ubicada en Cosalá, Sinaloa, es una muestra de ello. 

Te puede interesar: ‘Napito’ presenta libro para ‘tapar’ denuncias de mina canadiense

IV