Más de 4 mmdp de Salud desviados con Peña Nieto

En la pasada administración del presidente Enrique Peña Nieto, más de 4 mil millones de pesos que salieron de instituciones públicas, como el IMSS, ISSSTE, y de diferentes institutos de salud de los estados, fueron presuntamente desviados a 837 empresas fantasma.

Así lo documentó en una investigación el equipo de abogados del bufete Pérez de Acha Abogados, en colaboración con la asociación civil Impunidad Cero, para la que realizaron más de 200 solicitudes de información a instancias de salud pública en todo el país, tanto a nivel federal como estatal.

Como resultado, la investigación que presentan este lunes señala que, entre 2012 y febrero de 2019, se identificaron 22 mil 933 facturas falsas que se expidieron en el sector salud en 30 estados y a nivel federal por 4 mil 179 millones de pesos.

Ese dinero público, que debió invertirse en la compra de medicamentos y de insumos en todo el país, fue a parar a decenas de empresas fantasma.

Es decir, el dinero se lo quedaron sociedades que ya el Servicio de Administración Tributaria (SAT) incluyó en su lista negra, debido a que comprobó que son compañías de ‘papel’, que no tienen infraestructura real, ni personal trabajando, ni activos, ni dan servicio alguno, y que a pesar de ello facturaban grandes cantidades de dinero para desviar los recursos públicos.

De los 4 mil 179 millones de pesos que fueron presuntamente desviados a empresas fantasma mediante facturas falsas, la institución de salud con mayores montos fue el Instituto de Salud del Estado de México, con 1 mil 804 millones de pesos, el 43% de todo el recurso analizado por Pérez de Acha Abogados.

Entre las empresas fantasmas más beneficiadas están Interacción Biomédica SA de CV; Kisa Importaciones; Comercializadora El Chuac; Servicios y Asesorías Bor Dom; y Tauro Ejecutivo Asociado.

Interacción Biomédica, subraya el informe, fue una de las empresas fantasma «consentidas» en el sector salud: se quedó con hasta 1 mil 613 millones de pesos, entre 2014 y 2018. De ese monto total, el 96% lo recibió del Instituto de Salud del Estado de México; el resto, del IMSS federal.

La segunda dependencia que más dinero público dio a empresas fantasma fue el IMSS federal, con 320 millones en facturas falsas.

Le siguen: el Instituto de Salud de Chiapas, con facturas a empresas fantasma por 282 millones; el Instituto de Oaxaca, con 268 millones; los Laboratorios de Biológicos y Reactivos de México (Birmex), con 213 millones; y el ISSSTE federal, con 141 millones de pesos.

Del periodo de tiempo analizado, la investigación refiere que los años 2014, 2015 y 2016, fue cuando se emitieron más facturas apócrifas para empresas fantasma en el sector salud.

La evolución es la siguiente: en 2012, la investigación identificó solo 10 facturas a empresas fantasma, por 4 millones 684 mil pesos. Un año después, se emitieron 18 facturas por 14 millones.

Y en 2014, se emiten al por mayor: 6 mil 074 facturas a empresas fachada por 701 millones 149 mil pesos. En 2015, todavía más: 7 mil 264 facturas por 1 mil 190 millones de pesos. Y en 2016, más: 5 mil 406 facturas por 1 mil 215 millones.

A partir de 2017, la tendencia comienza a bajar, aunque ese año todavía se emitieron 3 mil 602 facturas por 883 millones.

En 2018, las facturas bajan a 539 por 167 millones de pesos.

Y ya en 2019, durante el actual gobierno de López Obrador, la investigación documenta que se emitieron 20 facturas por 2 millones 725 mil pesos.

La investigación, además, documenta que para desviar más de 4 mil 100 millones de pesos del sector salud, se utilizaron diferentes esquemas.

Por ejemplo, la investigación apunta que hay estados en los que coincide el periodo de mandato de ciertos gobernadores con la operación del desvío de recursos públicos a un grupo determinado de empresas fantasma.

«La facturación de estas empresas privilegiadas fue disminuyendo al pasar uno o dos meses de las elecciones para la nueva gubernatura», recalca la investigación.

Uno de esos casos es Chihuahua, donde se identificaron facturas falsas desde 2014 hasta junio de 2016, es decir, hasta el mes en que se celebraron nuevas elecciones estatales para gobernador, el 5 de junio de 2016.

En otro esquema, se identificó que las empresas fantasmas, incluso, trascendían al cambio de gobierno.

«Esta situación se verificó en el Estado de México, en donde dos empresas recibieron recursos públicos entre 2014 y 2018, es decir, operaron durante dos gubernaturas distintas (la de Eruviel Ávila y la actual de Alfredo del Mazo)».

Y otro esquema: hasta 45 las empresas fantasma operaban en varios estados al mismo tiempo, con distintas instituciones de salud.

Por ejemplo, Comercializadora Ramaja SA de CV, expidió facturas a instituciones de salud de la federación y de los estados de Aguascalientes, Campeche, Chihuahua, Hidalgo, Jalisco, Morelos, Nuevo León, Quintana Roo, Sonora, Yucatán y Zacatecas.

«Si las facturas falsas fueran una enfermedad, el sistema de salud estaría padeciendo una epidemia», hace hincapié la investigación, en la que se destaca que por lo menos en 30 de los 32 estados se utilizaron facturas falsas para desviar recursos públicos del sector salud mexicano.

Compartir

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Noticias relacionadas