Destacan empresas avances en el combate a la corrupción

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

De acuerdo con la agrupación Integridad Corporativa 500, hay avances en el número de empresas que han incorporado Políticas de Integridad Corporativa, iniciativa que tiene el objetivo de combatir la corrupción.

En 2021, la calificación promedio de las 500 empresas más importantes de México, en materia de integridad corporativa, fue de 68.5 sobre 100, 12% más respecto al promedio alcanzado en 2020, de 61 puntos sobre 100, y de 85% con relación al promedio de 2017, de 37 puntos.

Te podría interesar: Firman acuerdo Segob y UIF para frenar corrupción y lavado de dinero

Otros indicadores confirman los avances. En 2020, una compañía alcanzó 100 puntos. En 2021, suman 20 empresas con la máxima calificación, además de 128 con un puntaje superior a 90 puntos, y otras 271, más de la mitad, con más de 80 puntos.

Decenas de empresas han implementado políticas que han ayudado a bajar los índices de corrupción en México.

En una editorial publicada en  Expansión, el grupo destacó que estos años han servido para que el diálogo sobre la importancia de las políticas de integridad corporativa no se quede exclusivamente entre las grandes empresas.

Destacó que desde las cámaras y asociaciones empresariales se ven acciones coordinadas para promover la adopción de políticas de integridad corporativa entre sus agremiados.

Además, se ha puesto énfasis en el valor que tiene para los mercados internacionales que las empresas mexicanas impongan estándares anticorrupción: se convierten en socios confiables con los que es posible hacer nuevos negocios.

Te podría interesar: Anuncia AMLO hallazgo de documentos que demuestran redes de corrupción

Tampoco el gobierno federal ha quitado el dedo del renglón. A través del Padrón de Integridad Empresarial, una herramienta de uso voluntario, las empresas pueden conocer la forma en que deben implementar su Política de Integridad Corporativa.

En todos esos frentes, hay una clara tendencia: el concepto de integridad corporativa ya está instalado en nuestro país.

Decenas de empresas han implementado políticas que han ayudado a bajar los índices de corrupción en México.

Se observa que con mayor frecuencia en las empresas hay un tratamiento integral de las reglas de conducta para identificar, evitar y, en su caso, denunciar los actos de corrupción.

Esto es desde soborno hasta el uso de donaciones como fachada de un intercambio ilícito de favores. También se afirma con mayor claridad lo que está prohibido y, en particular, lo que es ilegal, y cuáles son las consecuencias de violar las reglas que las empresas o la ley han definido.

“Aunque los avances son contundentes, estamos en una etapa inicial de la conversación. No solo es necesario que las reglas sean claras, tienen que ser efectivas y servir para los fines que fueron creadas: que las políticas de integridad sirvan para definir el estándar de conducta esperado en la empresa, identificar riesgos, prevenirlos y sancionar internamente las violaciones a la ley de forma efectiva y no solo en el papel. Que sirvan de guía para coadyuvar a los gobiernos en la detección e investigación de faltas administrativas o delitos, para que las personas e, incluso, las empresas responsables sean sancionadas conforme a lo previsto por la ley. Solo de forma coordinada y estratégica podremos enfrentar a nuestro Goliat de la corrupción”, expresó.

La labor de IC500 consiste en mostrar el alcance del compromiso anticorrupción de las grandes empresas en México. Su metodología mide únicamente la presencia de elementos mínimos en las políticas de Compliance de las 500 y los criterios que utiliza son públicos.

Por lo tanto, todas las empresas pueden mejorar su desempeño en el índice de un año a otro. Los datos de años anteriores se encuentran en www.integridadcorporativa500.mx.

JGR