Choca ebrio, provoca dos muertes, que un bebé pierda un ojo… ¡y sale libre por tráfico de influencias!

Dejaron libre a Ricardo Díaz Marín, hijo de la 6ª regidora Edelmira Luz Marín Zenteno del Ayuntamiento de Tuxtla Gutiérrez quien provocará un accidente en el que dos personas perdieran la vida y un bebé perdiera un ojo. 

Díaz Marín, es empleado del DIF municipal de Tuxtla Gutiérrez, y ocasionó el accidente en un vehículo de esta misma institución.

El Diario de Chiapas dio a conocer la noticia de un accidente en el que perdió la vida Karina Guadalupe Morazán Martínez, (el bebé que esperaba) y su madre Rosalinda Martínez frente al parque Joyyo Mayu; en donde también resultó lesionado un bebé de 6 meses.

Por influencias de su madre y del propio edil Carlos Morales Vázquez, el asesino salió en libertad; las autoridades argumentaron que el matar a estas personas no es un delito grave y alcanzaba fianza.

Hijo de regidora del Ayuntamiento de Tuxtla Gutiérrez que provocará un accidente en el que dos personas perdieran la vida y un bebé perdiera un ojo salió libre.

El asesino iba en supuesto estado de ebriedad e imprudentemente saltó el pequeño camellón y originó el fatídico accidente.

Ahora, tras estos hechos irrefutables de culpabilidad, las autoridades lo dejan libre; y al ser cuestionados sobre este tráfico de influencias por parte de periodistas que claman justicia para las familias de las fallecidas, el director de Limpia del Ayuntamiento municipal, Alfredo Toledo Villatoro, salió a defender a su patrón (Morales Vázquez) y al asesino (Díaz Martínez), argumentando que el accidente fue un delito culposo, determinado por la autoridad y por ello alcanza fianza; sin señalar el evidente tráfico de influencias por el cual dejaron libre al hijo de la regidora.

Basta con cuestionar, por qué, si el propio gobernador Rutilio Escandón, puso el ejemplo en el caso de su hija, al ponerla en investigación y castigar a las tres partes involucradas; este hijo de vecino (Ricardo Díaz), no puede ser castigado conforme a la ley, cumpliendo condena por el asesinato de estas personas.

Es una vergüenza que el Ayuntamiento tenga que meter a defender a un tipo como Alfredo Toledo, algo que a todas luces es tráfico de influencias; que se dedique mejor a mantener ‘Limpia, la ciudad, que es ahí donde debe meter su nariz porque Tuxtla está hecha una porquería en las calles, indicativo de que el sujeto no sirve para esa labor.

Compartir

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Noticias relacionadas