Bonilla esconde mansión de 34 mdp de su declaración patrimonial

A pesar de que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha manejado desde el inicio de su gobierno que todos los funcionarios públicos deben de ser transparentes en cuanto a sus bienes, el candidato a gobernador de la coalición Juntos Haremos Historia por Baja California, Jaime Bonilla Valdez, no ha transparentado correctamente sus propiedades.

De acuerdo a su declaración patrimonial final como funcionario público, presentada el pasado 21 de marzo, Bonilla declaró ser propietario de dos casas, una valuada en 3 millones de pesos, adquirida en 1972 y un departamento de 10 millones comprado a través de crédito. Sin embargo, omitió decir que tiene una espectacular mansión en San Diego, California valuada en 34 millones de pesos, de acuerdo a zillw.com, un portal de bienes raíces.

La propiedad, que fue construida en 1992, se ubica en un comunidad de acceso restringido llamada Belmonte Rancho del Rey. La mansión es definida como una hacienda digna para realizar una telenovela, debido a que mide 54 metros cuadrados, cinco recamaras, seis baños, alberca, amplios jardines y pisos de mármol.

En las últimas semanas, Bonilla ha estado en el ojo del huracán, debido a que en sus declaraciones patrimoniales como funcionario en febrero y marzo, no hizo mención a los cargos que anteriormente ocupó. De igual manera, negó tener algún tipo conflicto de interés ni puesto, cargo, comisión, actividades o poderes en asociaciones, sociedades, consejos, actividades filantrópicas y/o participaciones económicas financieras.

La situación es contrastante, ya que cuando fungió como diputado federal plurinominal de 2012 a 2015, en su declaración patrimonial incluyó todas las funciones que realizó como ser presidente de estaciones de radio, del Grupo Pacific Spanish Network (PSN); de la constructora CONESA y del club de béisbol profesional Potros de Tijuana, así como directivo del Diario Baja California, del Consejo de Administración Media Sports de México, del Consejo de Administración de Televisora Fronteriza S.A de C.V y presidente de la Fundación Familia Bonilla.

Tras darse a conocer esta irregularidades, Bonilla ha sido cuestionado una y otra vez, pero sus respuestas únicamente refieren que todo está declarado desde el año pasado en que formó parte del Senado y pide que se dejen de “refritar” notas.

Así que ni transparencia, ni honestidad valiente con el candidato a la gubernatura de Morena en Baja California.

Comments

comments