Nepotismo en la Suprema Corte de Justicia de la Nación: hijas de ministros son parte de la nómina

Ciudad de México.-  En una nota de la Revista Proceso y retomada por el portal de Carmen Aristegui, se dio a conocer que hijas de dos ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), están en la nómina del máximo tribunal del país. Incluso, una de ellas tiene un salario bruto superior a los 100 mil pesos mensuales, cantidad que está muy cerca del tope que Andrés Manuel López Obrador ha fijado para los altos funcionarios del gobierno.

En el directorio de la SCJN pueden encontrar los nombres de las hija del Ministro Presidente, Luis María Aguilar Morales, y de una hija del ministro Jorge Mario Pardo Rebolledo.

Para evitar violar la ley, ambos ministros no contrataron a sus familiares de manera directa, sino que recurrieron a un esquema de contratación cruzada que el investigador del Centro de Investigación y Docencia Económica, Julio Ríos Figueroa, ha identificado como “relaciones endogámicas” en el reporte “El déficit meritocrático, nepotismo y redes familiares en el Poder Judicial de la Federación”.

Una relación laboral endogámica se da cuando el familiar de un ministro, un magistrado o un juez trabaja en la misma unidad administrativa o en la misma área de adscripción. La Corte funciona como una misma área administrativa, separada del resto del Poder Judicial de la Federación. Según el documento, al menos 51% de los jueces magistrados federales han logrado que uno de sus familiares trabaje en el mismo circuito judicial.

A pesar de contar con cédula profesional como Cirujano Dentista desde 1998, Ana Elena Aguilar, hija del Ministro Presidente de la Suprema Corte, Luis María Aguilar Morales, se integró a laborar en el Poder Judicial. Ahí, ha ocupado los puestos de Oficial Judicial, Oficial Administrativa y Secretaria Particular en dos tribunales colegiados y un juzgado especializado en Cateos, Arraigos e Intervención de Comunicaciones, de acuerdo con las fichas biográficas del Consejo de la Judicatura.

Actualmente, Ana Elena labora como profesional operativa en la oficina o ponencia del ministro Alberto Pérez Dayán, con un salario de 34 mil 757 pesos mensuales brutos.

Descontado el pago de impuestos, su sueldo es de 26 mil pesos 398 pesos mensuales, que no incluyen las millonarias prestaciones a las que tiene derecho: aguinaldo, asignaciones adicionales, prima vacacional, prima quinquenal, seguro colectivo de retiro, y seguro de gastos médicos mayores.

El segundo caso abordado por Revista Proceso es el de Daniela Pardo Soto Reyes, hija del  ministro Jorge Mario Pardo Rebolledo, quien se integró al Pleno del máximo tribunal en 2011. Actualmente, se desempeña como Secretaria de Estudio y Cuenta Adjunta en la Secretaría Jurídica de la Presidencia, por lo que su nombramiento fue una decisión directa del Ministro Presidente de la SCJN, Luis María Aguilar.

Su salario bruto es de 135 mil pesos mensuales, es decir, 95 mil pesos con los descuentos correspondientes a impuestos y fondos de ahorros, mismos que no incluyen las prestaciones de las que ya se ha hablado.

La joven funcionaria todavía no cuenta con una ficha biográfica en el Consejo de la Judicatura Federal ni tampoco en la Suprema Corte. El día que se hizo público el directorio de la SCJN, tanto su cargo como sus percepciones era información pública. Misteriosamente, en días recientes fue borrada de dicho directorio.

Otro caso escandaloso es el del Contralor de la Corte, Juan Claudio Delgado Ortiz Mena, quien es primo de otro ministro, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena. Este servidor público sí cuenta con trayectoria propia en el Poder Judicial desde el año 2003, cuando fungió como Director General de Administración Regional en el Consejo de la Judicatura Federal (CJF), donde también fungió como titular de la Unidad de Transparencia en 2007.

Sin embargo, su designación como Contralor de la Corte es posterior a la llegada del ministro Gutiérrez Ortiz Mena al máximo tribunal del país ocurrida en noviembre del 2012 y actualmente tiene un goce de sueldo de es 223 mil pesos brutos mensuales.

Previo a ese cargo, fue Secretario de Estudio y Cuenta del Ministro Luis María Aguilar, por lo que incluso aparece como proyectista de algunas resoluciones. Y vaya que es una posición estratégica, pues el Contralor es el encargado de investigar las irregularidades administrativas que se registren en el máximo tribunal del país, siendo así, juez y parte.

 

Comments

comments