La reforma educativa y la CNTE…¿Qué hay detrás?

Un día después de que diputados aprobaran un punto de acuerdo para exhortar al gobierno federal a cancelar la evaluación docente, el coordinador de los diputados de Morena, Mario Delgado Carrillo, aseguró que “de la reforma educativa no va a quedar ni una coma”.

El argumento de Carrillo es que se necesita evaluar a los maestros, y la Ley de Servicio Profesional Docente establece más una sanción, no una evaluación.

Desde el anuncio de este reforma a la educación, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) ha demostrado su oposición a esto. ¿Por qué?

La CNTE surgió en Chiapas en 1979 como un movimiento magisterial que reclamaba la democracia sindical en contra del completo control que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) ejercía desde los años 40.

En los años 90, la CNTE tomó el control con beneficios “descarados”, como las plazas para profesores, a las que podían venderlas o heredarlas, y establecer criterios como la participación sindical para autorizar promociones.

Con la reforma educativa, promulgada en septiembre de 2013, se propone evaluar a los profesores para favorecer el mérito en el ingreso y permanencia en el llamado servicio profesional docente. Como es evidente, esto afecta a los privilegios que el control de la CNTE tenía sobre plazas.

Con manifestaciones, plantones, incendio de edificios públicos, tomas de casetas, suspensión de labores con miles de niños sin clases, mostraron su descontento y lucharon por revocar esa reforma…

Hoy, 5 años después y tras la victoria de Andrés Manuel López Obrador, parece que por fin esta reforma caerá, pero,  ¿Cuál es la realidad entorno a esto?

¿Los diputados de Morena están regresando favores a la CNTE después de ganar las elecciones el pasado 1 de julio, donde la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación apoyó a muerte al partido triunfador?

Comments

comments