¿Fuiste tú?

Cada año miles de millones de pesos asignados a tareas determinadas son malversados por dependencias y funcionarios federales, estatales y locales.

El colectivo ¿Fuiste tú? analizó datos de 1,865 auditorías realizadas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en 2016, para elaborar dos listados: uno de las dependencias “que nos preocupan” por tener la mayor cantidad de dinero que falta por comprobar en relación al dinero total auditado.

Y aquellas que “nos dan gusto”, que son las dependencias auditadas a las que la ASF no les encontró irregularidades en el uso de los recursos en 2016.

Animal Político Revisó a las 10 dependencias que preocupan para analizar la utilización de los recursos públicos asignados, en qué debieron gastarse y cuál fue su destino final. Además de señalar a quienes estaban a cargo de vigilar la correcta aplicación del dinero, a quienes se buscó para conocer su versión sobre los señalamientos que hace la ASF y si las faltas habían sido subsanadas.

Algunos de los funcionarios involucrados no pudieron ser localizados ya que se encuentran prófugos, están inhabilitados del servicio público o no quisieron dar una postura al respecto.

Es una verdadera vergüenza que sucedan éste tipo de situaciones, donde de nuevo se ve involucrado el dinero, no puede ser posible que se analice la utilización de los recursos publico y hacia donde van asignados y que de la nada no se sepa en dónde fue gastado en realidad, y que los funcionarios involucrados no puedan ser localizados ni den la cara a la situación.

Y más aún con esta plataforma diseñada especialmente para comprobar y no perder pista de a dónde es destinado el dinero de las dependencias gubernamentales que existen en el país. Sí su objetivo es: “que todos podamos ver dónde está la mayor cantidad de dinero que no ha podido ser comprobado”, deberían comportarse mas estrictos y realizar investigaciones más a fondo de la situación y los movimientos que estas dependencias realizan con respecto al dinero.

 

Con Información de: ANIMAL POLÍTICO

Comments

comments