Militares con manos manchadas de sangre

Militares

Ciudad de México.- En un periodo de 9 años (2006 – 2015), fueron asesinados alrededor de 150 mil personas, casos en los que han intervenido grupos criminales como “Los Zetas” y el mismo Ejército Nacional.

Uno de los temas principales y con el cual se “excusa” el sistema que debería proteger en vez de matar, es la lucha contra el narcotráfico, pero bien parece que dicha lucha derrama más sangre inocente que las vidas que generan un mal nacional.

Además, no es sólo el crimen de homicidio y asesinato, pues va más allá llegando a temas de secuestro, tortura, violación física y de derechos humanos, como privación de libre expresión y amenazas.

Las personas que ocupan las sillas grandes y cromadas en oro, se agrandan ante una población llena de pan y circo pero falta de conocimiento. Hacen creer que, aunque pasan la mayor parte de su tiempo en visitas de estado y fingiendo una sonrisa con dentadura perfecta, cumplen con su labor de combatir a los criminales, y tal vez si, pero ¿a costa de qué?

No son sólo las 150 mil vidas cobradas en un periodo corto, sino a futuro, las próximas víctimas que pagarán el precio alto de vivir en el país que en cuya bandera, ya no significa unidad y sangre de quienes salvaguardan la patria, sino sangre inocente.

A final de cuentas, los mexicanos siempre se han protegido entre sí, porque si no se puede acudir ni siquiera a quien debería procurar la seguridad, entonces ¿con quién se puede contar?

Problemas de un pueblo que llegan a tierras extranjeras, han sobrepasado el poder actuar de un gobierno ineficaz que procura más un copete perfecto y una familia con intereses particulares, a un México sin sangre.

Comments

comments