La última fuga del año

pen-metrics

Ciudad de México.- Si pensábamos que la fuga de una sola persona (Joaquín “El Chapo” Guzmán), era un tema gravísimo que dejó claro que la seguridad en México -hasta en la cárcel- es un fiasco, la controversia no termina aquí, pues ahora no solo fue uno, fueron once.

El día de ayer, los reos escaparon del penal de Huejotzingo, Puebla, -a la hora de las visitas- a través de un boquete que hicieron en la barda del que era el Hospital General del Municipio que está deshabitado desde hace meses. Lamentablemente, las autoridades policiacas únicamente hicieron la recaptura de tres.

Los fugados (en su mayoría integrantes de la banda “Los Moyos”), fueron habían sido detenidos por robos y hasta homicidios. Además, esta banda es señalada por operar dentro del Cereso y cobrar cuotas a internos y familiares.

Se implementó un operativo para recapturar a los reos que continúan fugados y supuestamente con el “gran apoyo” que destaca la Procuraduría General de Justicia, la Policía Federal y la Policía Municipal, trabajan para capturar a los prófugos.

Sin embargo, después de medio año en que absolutamente nadie ha encontrado ni siquiera la mínima pista del “Chapo” Guzmán, ¿cómo esperan encontrar a ocho reos?

Esta es solo otra prueba de que nuestro Gobierno sigue sin hacer su trabajo, y por supuesto, tiene otros intereses en donde no estamos los mexicanos, pero ¿qué tal los aguinaldos?

Comments

comments